A las puertas del tercer día de la ira: Prawer no pasará