Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

Declaración de Stop The Wall para el 9 Nov: Una Marcha Mundial Por Un Mundo Sin Muros

El 9 de Noviembre fue presentado como el Día Mundial de Acción para un Mundo sin Muros por movimientos palestinos y mexicanos porque nos reconocimos mutuamente en la injusticia compartida que estamos sufriendo y en nuestra lucha constante por lograr la justicia, la igualdad y la dignidad. Esta conexión fue solo el comienzo: la idea de #WorldwithoutWalls ha inspirado y reunido a muchos más movimientos. En los últimos meses, más de 370 organizaciones de alrededor de 30 países de todo el mundo se han unido a la convocatoria.

En estos días, mientras se realizan acciones sobre el terreno e interacciones en línea para un Mundo sin Muros,  las actuales protestas populares palestinas contra el Muro de Apartheid de Israel serán solo una de las muchas acciones que piden con urgencia un Mundo sin Muros.

Israel ha construido este muro ilegal y la infraestructura de asentamientos para desposeernos de nuestras tierras y enjaularnos en nuestras comunidades en no más del 13% de nuestra tierra. Esto recrea a los bantustanes del antiguo régimen de apartheid sudafricano. Hoy la resistencia popular contra el muro de Israel se ha convertido en una lucha simbólica dentro del movimiento nacional palestino para lograr la liberación de la ocupación militar israelí, del asedio y de la represión, por la igualdad para todos como ciudadanos y por el regreso de nuestros refugiados.

Los últimos meses de movilización han acercado a los activistas de la Campaña Palestina Siop the Wall a muchas luchas diferentes en todo el mundo y es más evidente que nunca que el apartheid, el colonialismo y la ocupación israelíes son una parte central de un sistema global que en su esencia nos deshumaniza a la mayoría de nosotros para oprimirnos, explotarnos, expulsarnos o matarnos.

El régimen israelí es único en muchos sentidos. Es un estado que no solo practica el apartheid de facto sino que lo ha consagrado en sus leyes; la ocupación militar más larga del mundo; un régimen construido para perpetuar las prácticas de colonización, contra las cuales personas en otros lugares del mundo han luchado durante cientos de años, en un lugar geográficamente crucial, Palestina, la encrucijada entre Oriente y Occidente, en un momento en que la descolonización desestabiliza a los poderes gobernantes y los obliga a cambiar los patrones de dominación. Sin embargo, Israel tiene un impacto concreto en la vida de personas de todo el mundo. Israel se ha convertido en un laboratorio mundial para la ideología y los mecanismos actuales y futuros de segregación racial, represión y control, exclusión y despojo.

¿Quién hubiera pensado en 2002 cuando Israel comenzó a construir su muro de apartheid que hoy tendríamos casi 70 muros en todo el mundo construidos para militarizar las fronteras o anexionar tierras ocupadas? ¿Quién hubiera pensado que era posible que exactamente un año atrás Donald Trump ganara las elecciones presidenciales prometiendo un Muro?

Los muros son elementos clave en las políticas racistas actuales dirigidas contra los migrantes, incluidos los refugiados, para criminalizarlos y mantenerlos fuera o matarlos. Los muros penetran cada vez más en las ciudades y en las sociedades para segregar, controlar y reprimir. Las ideologías del odio y la supremacía están creciendo junto con estos muros y los beneficios de toda una industria de muros, el miedo y la exclusión están aumentando exponencialmente. Para el año 2022, se espera que el mercado de seguridad fronteriza aumente a $ 52.95 mil millones a nivel mundial.

Detrás de esos muros, las corporaciones y los gobiernos se alimentan uno del otro, se financian mutuamente y mantienen una arquitectura de impunidad corporativa y estatal. ¡Ya es hora de que los hagamos responsables!

Como palestinos, nuestra interconexión con las personas que luchan en sus propios países por la justicia, la libertad y la igualdad exige un esfuerzo común concreto para detener los lazos ideológicos, militares y comerciales que financian y legitiman el apartheid israelí y lo ayudan a exportar lo que ha probado en nuestra gente al resto del mundo. Boicot, Desinversión y Sanciones es nuestro llamado palestino para detener la impunidad y socavar la sostenibilidad financiera del apartheid israelí y el mundo de muros que promueve.

Hoy sabemos que nosotros, los pueblos del mundo, tenemos una lucha común y esperanzas y sueños comunes de que algún día todos viviremos en un mundo sin muros.

Mientras Stop the Wall se une a la Caravana Internacional por la Soberanía Popular y contra los Muros de la Infamia, que después de un largo viaje por México está a punto de llegar al Muro de la frontera estadounidense, sabemos una cosa segura: recién hemos comenzado la marcha.

 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)