mega888

Semillas de Justicia

El 9 de noviembre – Dia Global de InterAcción para un #MundosinMuros, únete a nuestra Carta Urgente y denuncia las ´falsas soluciones´, los ´muros climáticos´, los intentos de lavado de imagen verde que promueven la violación de derechos humanos como ´soluciones sostenibles´.

En vez de ello, nosotrxs proponemos un simple acto para reclamar nuestras memorias, acciones y visiones.

Únete a nosotrxs mientras empezamos a conectar a aquellos que han sacrificado sus vidas para sanar el planeta con la gente plantando árboles memoriales.

Cómo unirse

En el 9 de noviembre del presente año, empezaremos una serie de Cartas Urgentes, a través de las cuales navegaremos a donde nuestras luchas se intersecten y esperamos unir a los pueblos para profundizar más las grietas en los muros que nos oprimen hasta desmantelarlos.

Mientras los gobiernos se reúnen en la Conferencia de la Naciones Unidas sobre El Cambio Climático COP26 en Glasgow – Escocia, nuestra iniciativa de un Mundo sin Muros habrá lanzado la primera Carta Urgente denunciando las ´Falsas Soluciones´, los ´muros climáticos´, los intentos de lavado de imagen verde que promueven la violación de derechos humanos como ´soluciones sostenibles´.

Únete a nosotrxs en un simple acto para reclamar nuestras memorias, acciones y visiones basadas en el poder de los pueblos, que realmente podrán hacer de nuestro mundo un mejor lugar.

Planta un árbol memorial para alguna de estas personas que han sido asesinadas y han sacrificado sus vidas para sanar el planeta y a los pueblos.

Los árboles que plantemos no compensarán los crímenes, pero dejarán al descubierto nuestra determinación, solidaridad y capacidad por hacer prevalecer la justicia. Nos recordarán la sabiduría del Pueblo Lenca en Mesoamérica de que aquellxs que han sido asesinadxs no mueren, sino que son semillas de justicia. Nuestros árboles nos permitirán respirar esperanza y libertad, justicia e igualdad.

Puedes plantar:

– un Árbol Memorial físico en tu comunidad.

– un Árbol Memorial como mural en tu comunidad.

– un Árbol Memorial virtual compartiendo la imagen de abajo con un mensaje dedicado a aquellos que han sacrificado sus vidas para sanar el planeta y los pueblos. (Por favor, utiliza los hashtags # ÁrbolMemorial y #MundosinMuros para conectar tu mensaje a otras acciones.)

Our Memorial Trees

Tu Árbol Memorial

Recién iniciamos las conexiones, enraizadas en el Árbol Memorial que asegura que todxs aquellxs que han entregado sus vidas para sanar el planeta y a los pueblos se convertirán en semillas de justicia a través nuestrx.

Planta tu propio Árbol Memorial y háznoslo saber para que puedas convertirte en una rama del crecimiento del poder del pueblo por justicia.

Comparte tu Árbol Memorial en

global@stopthewall.org

Palestina

Plantaremos un Árbol Memorial en homenaje a Mohammed Da’da, 13, quien fue asesinado por las Fuerza la de Ocupación Israelíes el 5 de noviembre durante una protesta pacífica en el distrito de Nablus. Él nació y creció en el campo de refugiadxs de Askar en dicha ciudad. El Árbol Memorial se sostiene como un impulso a la resiliencia.

Colombia

Nuestras luchas se juntan porque nuestros verdugos no solo se coordinan sino se abastecen de las mismas armas. BDS Colombia ha plantado un Árbol Memorial por Jovita Osorio (2021) asesinada por el ESMAD y Awaher Abu Rahmah (2011) asesinada por el ejército israelí; ambas murieron tras inhalar gases lacrimogenos. En ambos países la empresa Combined Systems Inc (CSI) provee los gases lacrimógenos que se usan para reprimir.

Argentina

En Buenos Aires, la caravana “Palestina Libre” se conducirá por la ciudad concluyendo con la siembra de un Árbol Memorial.

Sudáfrica

En Salt River, Ciudad del Cabo, la comunidad plantará un Árbol Memorial

Show more

9 de noviembre – Nuestro Tiempo de Convertirnos en una Semilla Real de Justicia

Mientras los gobiernos se reúnen en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26 en Glasgow – Escocia, nosotrxs nos hacemos eco de las personas y movimientos alrededor del mundo que demandan soluciones reales y urgentes, basadas en el entendimiento de que la crisis climática no puede ser abordada sin justicia climática, social y económica.

La crisis climática es el resultado de siglos de conquistas coloniales y la explotación capitalista de los pueblos y el planeta que han permitido que las naciones desarrolladas y las corporaciones transnacionales acumulen riquezas, influencias, y un nivel desastroso de emisiones de gases de efecto invernadero.

En vez de corregir estos males, dichos poderes pretenden evadir su responsabilidad promoviendo “soluciones falsas” que perpetúan un mundo de desigualdades, opresión, destrucción, y finalmente, muerte. Como movimientos unidos en torno a la iniciativa Un Mundo sin Muros, nosotrxs denunciamos estas falsas soluciones.

A nivel global, las respuestas de los gobiernos a la crisis climática no se han basado en la justicia climática. Estas han profundizado las divisiones globales existentes y justificado todavía más la existencia de cada vez más muros para proteger el mismo sistema que nos ha traído al borde del colapso ecológico.

Desde que Israel empezó a construir el Muro del Apartheid en 2002, regímenes a lo largo del mundo – desde Estados Unidos, pasando por Europa hasta África y Asia – han construido en forma creciente sus propios muros físicos. Muchos de los cuales han sido levantados como un ataque hacia lxs migrantxs: para detener el movimiento de las personas e impedir que lxs refugiadxs cuenten con sus derechos más elementales. A medida que cada vez más personas se ven forzadas a huir de la destrucción causada por la crisis climática, los muros brotan como falsas soluciones a las consecuencias devastadoras del colapso medioambiental – consecuencias sentidas desproporcionalmente por las comunidades más pobres y marginadas del mundo.

Siete países en particular, – responsables de casi la mitad de la emisión histórica de gases de efecto invernadero (GHG) – colectivamente gastan por lo menos dos veces más en políticas fronterizas y de inmigración que en el apoyo a países en desarrollo para la mitigación del cambio climático y su adaptación a esta. Estos “muros climáticos” son cruciales para la militarización de territorios y fronteras para proteger los privilegios y el poder en contra de las víctimas de nuestro devastador orden mundial. El militarismo no solo es esencial para la defensa del sistema que destruye nuestro planeta y la vida en este. Aunque es difícil calcular la verdadera escala de las emisiones militares, está claro que son altas: hasta el 15% de la contaminación total por CO2 de la aviación mundial proviene de actividades militares. Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero de las fuerzas armadas siguen estando en gran medida exentas de los ya deficientes objetivos de reducción.

Las fuerzas armadas y las industrias militares y de seguridad, en vez de asumir su responsabilidad de revertir la destrucción de la tierra y la humanidad, tratan de capitalizar con el cambio climático y el desplazamiento forzado. Enmarcando ambos temas predominantemente como problemas de seguridad, ellxs impulsan lobbies exitosos para incrementar los gastos militares y de seguridad y la militarización de las fronteras, de la cual el boom de muros y vallas es una de las representaciones más visibles.

Los pueblos indígenas a lo largo del sur global siguen afrontando el impacto de la expansión colonial e imperial, que roba sus riquezas, destruye su medioambiente y niega su derecho a la autodeterminación. Corporaciones transnacionales apoyadas por los Estados continúan saqueando sus tierras en busca de combustibles fósiles o transformando sus ecosistemas naturales en terrenos rentables, donde las transnacionales y sus aliados locales puedan construir sus minas o las agroindustrias puedan plantar monocultivos en tierras deforestadas. Los efectos de esta interminable ´comodificación´ de la tierra y la vida es sentida por todxs nosotrxs, incluídas las comunidades urbanas marginalizadas de todo el mundo.

En forma creciente, estas actividades devastadoras están supuestamente al servicio de la acción climática, cuando las compañías de combustible fósil y los regímenes represivos pretenden realizar un lavado de imagen verde de sus ganancias. La transición hacia lo renovable más promocionada en el Norte global se basa en la minería insostenible de “minerales de transición” utilizados en tecnologías como paneles solares y carros eléctricos. Se fundamenta en la explotación y la extracción infinita, y está destruyendo comunidades y el medio ambiente alrededor del mundo. En el Sahara Occidental, Marruecos está construyendo granjas eólicas sobre tierras robadas, perpetuando la ocupación militar bajo la bandera de la “energía verde”. Por no mencionar los llamados “Megaproyectos“ en México, que están amenazando tanto a las comunidades Zapatistas como la vida de los pueblos indígenas en general; o la campaña racista y colonial en Wallmapu tanto en Argentina como en Chile contra el pueblo Mapuche-Tehuelche para calificarlos de enemigos internos y justificar sus prácticas de desposesión , explotación y muerte.

Hasta el acto mismo de sembrar árboles se ha convertido en un epítome de ´falsa solución´.

No podemos compensar las devastadoras huellas de carbono basadas en paradigmas de crecimiento insostenible y el robo de tierras plantando árboles u otros intercambios de carbono sofisticados. El monocultivo de árboles de eucalipto en territorios amazónicos deforestados o el reemplazo por el Fondo Nacional Judío de árboles nativos con pinos no nativos sobre aldeas palestinas destruidas son parte del problema, no una solución.

No puede haber nada verde o sostenible en la violación de los derechos de los pueblos, en ninguna parte del mundo.

No sólo reclamamos nuestros derechos y nuestras tierras, también reclamamos el acto profundamente simbólico de plantar árboles, enraizado en muchas historias de lucha y culturas. Nosotros, los pueblos, siempre hemos plantado árboles capaces de curarnos y hacernos prevalecer, a nosotrxs y a la Tierra.

Inspirados por la práctica en Palestina de plantar árboles para proteger la tierra y la cultura, en los barrios populares de Nairobi donde se siembran árboles como memoriales por aquellos asesinados por la brutalidad policiaca o en rituales memoriales ancestrales en América Latina y en otras partes,

Les animamos a todxs ustedes a unirse a nosotros en el simple acto de plantar un árbol memorial por alguna de aquellas personas que fueron asesinadas y que sacrificaron sus vidas por curar el planeta y los pueblos.

Los árboles que plantemos no repararán los crímenes, pero reflejarán nuestra determinación, solidaridad y capacidad por hacer crecer la justicia. Nos recordarán la sabiduría del pueblo Lenca en Mesoamérica de que aquellxs que han sido asesinadxs no mueren, sino que son semillas de justicia. Nuestros árboles nos permitirán respirar esperanza y libertad, justicia e igualdad.

Firmas:

Nombre de las organizaciones Países
A PlanetaPaís Vasco
Africa Europe Faith & Justice NetworkEuropa
Alianza de Medios por la PazColombia
Amici della Mezzaluna Rossa Palestinese ODVItalia
Articolo 3, SondrioItalia
Asociación Americana de Juristas (AAJ)Internacional
Asociacion civil EN CIRCULOArgentina
Asociación Pro Derechos Humanos-APRODEHPerú
Associação Brasileira Interdisciplinar de AIDSBrasil
Associazione di Amicizia Italo-PalestineseItalia
Associazione Senza Paura GenovaItalia
assopacepalestinaItalia
Bay Area World Without Walls CoalitionEstados Unidos
BDS BerlinAlemania
BDS ColombiaColombia
BDS ColombiaColombia
BDS FranceFrancia
BDS MalaysiaMalasia
Cakna PalestinMalaysia
Circolo ARCI Mille Papaveri RossiItaly
Colombia HumanaColombia
Colombia HumanaColombia
Comisión de activistas Beit JalaArgentina
Coordinador Nacional AgrarioColombia
Diálogo 2000-Jubileo Sur ArgentinaArgentina
Frente Popular Miguel RagoneArgentina (Salta)
Gastivists CollectiveInternacional
Gibanje za pravice PalestincevEslovenia
HALUAN MALAYSIA ( Society of graduates of Malaysian education institutions)Malasia
HARMONI MalaysiaMalasia
JA!Justica AmbientalMozambique
Kenyans4PalestineKenia
Le Veglie Contro Le Morti In MareItalia
Legal Centre LesvosGrecia
Liga Argentina por los Derechos HumanosArgentina
Liga Argentina por los Derechos HumanosArgentina
Malaysia Youth CouncilMalasia
Malaysian Humanitarian Aid And ReliefMalasia
Mani Rosse AntirazzisteItalia
Mathare Social Justice Center/GrassrootsMovement, NairobiKenia
Movemet for Monetary JusticeMalasia
MPPM – Movimento pelos Direitos do Povo Palestino e pela Paz no Médio OrientePortugal
Nazione UmanaItalia
Observatorio de Derechos Humanos de los PueblosMéxico
ODV Salaam Ragazzi dell’Olivo, Comitato di TriesteItalia
Oltre i muriItalia
Palestine Scholars Association in Southeast AsiaPalestina
Palestine Solidarity CampaignSudáfrica
Palestinian Progressive Association MalaysiaMalasia
Partito della Rifondazione Comunista-Sinistra EuropeaItalia
Pastoral Carcelaria de General RocaArgentina, Provincia de Río Negro
Pertubuhan IKRAM MalaysiaMalasia
Restiamo UmaniItalia
SA BDS CoalitionSudáfrica
Salt River Heritage SocietySudáfrica
Stop WapenhandelHolanda
Surau Ar Faudhah, Taman Sierra UkayMalasia
The Episcopal Church of the IncarnationEstados Unidos
The Palestine Institute for Public DiplomacyPalestina
Tierra y Libertad por el Buen VivirPerú
Time to CycleReino Unido
Transnational InstituteHolanda
Transnational MIgrant Platform Europe (TMP-E)Holanda Europa
Un Mundo Sin MurosPerú
Unión Palestina de América LatinaEl Salvador
War on WantReino Unido
Women in Black – ItalyItalia
Yayasan Al-Quds MalaysiaMalasia
Yayasan Ikram MalaysiaMalasia
en_USEnglish
mega888